La práctica de la meditación Tonglen

niño budista sonriendo

La práctica de la meditación Tonglen nos enseña a “enviar y recibir”, se trata de una antigua práctica budista para despertar la compasión. Tong, en tibetano, significa “enviar”, y Glen se traduce como “recibir” o también “aceptar”. Con cada inspiración, asimilamos el dolor de los demás. Con cada exhalación, les enviamos alivio. Una de las meditaciones básicas en la tradición budista.

La práctica del Tonglen, también conocida como “aceptar y enviar”, invierte nuestra lógica habitual de evitar el sufrimiento y buscar el placer. En la práctica del Tonglen, visualizamos como vamos asimilando el dolor de los demás con cada inhalación y como enviamos buena energía y deseo de aliviar el sufrimiento ajeno de los demás en cada exhalación. En el proceso, nos liberamos de los viejos patrones de egoísmo y autocomplacencia (tanto lo hedonista como el victimismo negativo). Comenzamos por el contrario, a sentir amor por nosotros mismos y por los demás; comenzamos a cuidarnos a nosotros mismos y a los demás.

monje de meditación budista dando comida a los niños
La compasión alivia esa ilusión de aislamiento y separación, que es una fuente primaria de sufrimiento

Tonglen despierta nuestra compasión, y nos presenta una visión mucho más amplia de la realidad. Nos revela la amplitud ilimitada de shunyata (vacuidad). Al realizar la práctica, comenzamos a conectarnos con la dimensión más amplia de nuestro ser.

Tonglen se puede practicar con un enfoque en los que están enfermos, los que están muriendo o han muerto, o los que sufren de cualquier tipo de carencia. Se puede realizar como una práctica de meditación formal, estructurada o en cualquier momento de nuestro día a día. Si salimos a caminar y vemos a alguien con dolor, podemos respirar el dolor de esa persona y enviarle alivio. Incluso te darás cuenta que si lo realizas en momentos que lo estés pasando mal o con ansiedad, esta práctica te dará una liberación difícilmente explicable.

Inspira por todos los seres y exhala por todos ellos. Usa lo que parece veneno como medicina.

Por lo general, miramos hacia otro lado cuando vemos a alguien sufrir. Su dolor hace surgir nuestro miedo o nuestra ira; trae a colación nuestra indefensión y vulnerabilidad. Así también podemos hacer Tonglen para todas las personas que sufren lo que nosotros, todos aquellos que desean ser compasivos, pero en cambio tienen miedo, que desean ser valientes, pero en cambio son cobardes. Podemos usar nuestro sufrimiento personal como el camino hacia la compasión por todos los seres.
Cuando haces Tonglen como práctica de meditación, esta podría dividirse en cuatro etapas:

1. Meditar en la bodichita

madre en paz con niño en brazos en la playa
Una de las bases del Tonglen es saber que nunca estamos separados de nadie ni de nada, aliviar el dolor del otro es aliviar el propio

La bodichita se refiere al corazón que se enfoca en llegar a ser un buda, al corazón que tiene una firme determinación y dice: “tengo que superar todas mis limitaciones y desarrollar todos mis potenciales para poder ser de beneficio para todos”. Nos esforzamos por iluminarnos no sólo porque es la mejor y más grande aspiración sino porque al lograrlo podremos ayudar a todos. Por tanto, la bodichita se entiende como el deseo genuino y absoluto de que toda tu obra sea para el bien ajeno y cada átomo de tu ser esté orientado a aliviar el dolor ajeno, al punto de eliminar todo rastro de deseo egoico.

Se trata de descansar la mente por un segundo o dos en un estado de apertura y quietud. Esta etapa se llama tradicionalmente descansar en la bodichita absoluta, mente-corazón despierta y abrirse de manera ilimitada al absoluto.

2. Comienza la visualización

hombre meditando en templo budista

Respira sensaciones de calor, oscuridad y pesadez (una sensación de oscuridad) y exhala sensaciones de frescura, brillo y luz (una sensación de frescura). Respira completamente, tomando la energía negativa a través de todos los poros de tu piel. Y cuando exhales, irradia energía positiva por completo, a través de todos los poros del cuerpo. Haz esto hasta que tu visualización esté sincronizada con tus inhalaciones y exhalaciones.

3. Céntrate en una situación personal

monje budista meditando en la playa

Concéntrate en cualquier situación dolorosa de tu vida. Tradicionalmente, se comienza haciendo Tonglen para alguien que te importa y deseas ayudar de manera personal. Sin embargo, si está atascado, puedes hacer la práctica por el dolor que tú mismo estas sintiendo y, simultáneamente, por todos aquellos que sienten el mismo tipo de sufrimiento. Por ejemplo, si te sientes inadecuado, inhala eso para ti mismo y por todos los demás en el mismo momento y envía confianza, idoneidad y alivio en la forma de energía que desees para ti y para los demás.

4. Expande tu compasión

monje budista sentado con un libro después de meditar

Finalmente, amplía cada vez más cada respiración incluyendo a más seres sintientes en tus deseos. Si está haciendo Tonglen para alguien que amas, extiéndelo a todos aquellos que se encuentran en la misma situación. Si estás haciendo Tonglen en tus meditaciones para alguien que ves en algún medio o en la calle, hazlo por todos los demás que sufren de igual forma o del mismo mal. 

Haz cada vez más grande tu intención y meditación incluso considera incluir a aquellas personas que consideras tus enemigos, por aquellos que te hacen daño o hieren a otros. Haz Tonglen para ellos, pensando en ellos como si padecieran el mismo mal y confusión y que tu persona objetivo en primera instancia o tú mismo. Respira su dolor y envíeles alivio sin condición.

Tonglen puede extenderse infinitamente. A medida que practicas, tu compasión se expande naturalmente, y con el tiempo también lo hace tu comprensión de que las cosas no son tan sólidas como pensabas, lo cual es un atisbo de shunyata (vacuidad) y verás cómo se despeja el velo de las apariencias. A medida que realizas esta meditación, gradualmente y a tu propio ritmo, te verás más y más capaz de estar allí donde los demás lo necesitan y cada vez podrás soportar situaciones que antes no podías, en calma y plenitud.


Para conocer más detalles sobre esta práctica y otras formas de meditación budista, el libro “Despertar Sin Limites: El corazón de la meditación” de Shamar Rinpoche puede ser un buen comienzo. Abordaba el tema de la meditación explicando con sutileza los Siete Puntos del Entrenamiento de la Mente de Chekawa Yeshe Dorje; obra que representa una guía para vivir una vida plena desde la perspectiva budista así como un manual completo de técnicas de meditación. En cualquier caso, en nuestra página encontrarás meditaciones guiadas por escrito tanto de la corriente budista como mindfulness entre otras temáticas y metodologías. También encontraras meditaciones guiadas cortas con instrucciones paso a paso e infografías en PDF con diferentes ejercicios.

NACHO

Buscando darle un propósito a la vida, hallar un sentido más allá del sin-sentido y evolucionar conscientemente.

Tan sólo meditaciones.me