Día 8: Atención enfocada

mujer sentada en el campo

Día 8 del desafío de la conciencia plena de 28 días (meditación guiada)

Una vez estabilizada la postura deja que tus ojos se cierren suavemente y trata de relajar la espalda lo suficiente para que tú respiración discurra de un modo más libre y fácil. Los brazos pueden estar apoyados en el suelo a lo largo del cuerpo, ligeramente separados o sobre el abdomen, como prefieras. Y ahora deja que tu cuerpo se vaya concentrando en las sensaciones que van a venir a continuación (10 segundos).

Deja que la respiración se haga suave y rítmica, sin forzar. El aire circula de forma suave y llega hasta tu abdomen. Trata de respirar con la parte baja de los pulmones, de forma suave, rítmica y sin forzar (10 segundos).

Hoy practicaremos la atención focalizada. Comienza en estos primeros momentos focalizando la atención únicamente en la respiración. Vamos a trabajar visualizando una metáfora: trata de imaginar tu mente como un vaso de agua turbia sobre una mesa. A medida que lo dejamos reposar, el agua naturalmente y sin esfuerzo se vuelve más tranquila y clara. La mente es similar. A medida que enfocamos la atención en la respiración, la mente y el cuerpo comienzan a relajarse, asentarse, volverse más claros y sentirse más libres (20 segundos).
Inhala profundamente y exhala lentamente a tu ritmo, sin forzar nada (5 segundos).

Observa tu respiración. Observa cómo ésta fluye hacia adentro y hacia afuera eliminando las tensiones del día a día. No hagas ningún esfuerzo por modificar la respiración ni tratar de controlarla. Simplemente observa cómo respira tu propio cuerpo, no es necesario que fuerces nada (2 segundos).

Observa como el pecho y el vientre se elevan a medida que el aire entra y descienden cuando el aire sale (10 segundos). Presta atención a cada inhalación y cada exhalación como un observador imparcial y si un pensamiento o emoción surge regresa de nuevo a esta inhalación y a esta exhalación (5 segundos).

Cuando tu atención divague, que lo hará, concéntrate nuevamente en la respiración. Fíjate si surgen pensamientos, pero no te aferres a ellos. Simplemente deja pasar los pensamientos y devuelve la atención a la respiración, al momento presente (5 segundos).

Observa las etapas de una respiración completa. Desde la inhalación (2 segundos) hasta la pausa sutil (2 segundos), la exhalación (2 segundos) y la pausa antes de tomar otra respiración. Fúndete con esos pequeños descansos entre cada respiración. Siente el aire entrando por la nariz. Observa con en el ojo de mente el aire fluyendo por la nariz hacia los pulmones revitalizando el cuerpo. Siente cómo los pulmones se expanden a medida que se llenan de aire y se relajan nuevamente al exhalar (5 segundos).

A medida que surgen los pensamientos, simplemente déjalos pasar y devuelve tu atención a la respiración (5 segundos). Terminemos ahora con una respiración profunda completa (2 segundos) y una exhalación larga y lenta (2 segundos).

El silencio es el lenguaje de Dios, todo lo demás es pobre traducción

Practica integrada:

Hoy prueba a realizar una práctica de escucha consciente. En tu próxima conversación o reunión, practica poner toda tu atención en las personas con las que estás hablando.

Preguntas de reflexión:

¿Qué impacto tiene en ti o en los que te rodean prestar toda tu atención a una conversación?

NACHO

Buscando darle un propósito a la vida, hallar un sentido más allá del sin-sentido y evolucionar conscientemente.

Tan sólo meditaciones.me