Día 13: Alivio del estrés

Mindfulness meditaciones guiadas atardecer

Día 13 del desafío de la conciencia plena de 28 días (meditación guiada)

Una vez estabilizada la postura deja que tus ojos se cierren suavemente y trata de relajar la espalda lo suficiente para que tú respiración discurra de un modo más libre y fácil. Los brazos pueden estar apoyados en el suelo a lo largo del cuerpo, ligeramente separados o sobre el abdomen, como prefieras. Y ahora deja que tu cuerpo se vaya concentrando en las sensaciones que van a venir a continuación (10 segundos).
Deja que la respiración se haga suave y rítmica, sin forzar. El aire circula de forma suave y llega hasta tu abdomen. Trata de respirar con la parte baja de los pulmones, de forma suave, rítmica y sin forzar (10 segundos).

Hoy te guiaré a través de una práctica para aliviar el estrés. En esta meditación, practicaremos el cultivo de una sensación de tranquilidad, apertura y paz incluso entorno a emociones difíciles. Esta práctica puede ser un antídoto para esos momentos en los que nos sentimos estresados y abrumados (2 segundos).

Continua así, inhalando profundamente (2 segundos) y exhalando lentamente(5 segundos). Para comenzar esta práctica, invita a tu cuerpo a relajarse (2 segundos). Mientras inhalas, puedes imaginar respirando energía y emociones positivas (2 segundos). A medida que exhalas, suelta cualquier opresión, tensión o toxicidad (5 segundos). Respira calor y apertura (2 segundos). Exhala tensión y problemas (10 segundos). Consulta con el cuerpo, observa si ha surgido alguna tensión en algún lugar especifico. Si percibes nuevas tensiones déjalas ir en la próxima exhalación.

Siéntete libre de moverte o cambiar de postura si te resulta útil (5 segundos). Registra ahora con se encuentra tu mente. ¿Hay alguna historia que ocupe espacio o que no tenga que estar ahí en este momento? Invita a esos pensamientos a irse y despejar tu espacio mental para esa nueva energía vivificadora. No te aferres a ellos ni trates de apartarlos, simplemente déjalos irse sin intervenir (5 segundos).

Continua así, inhalando profundamente (2 segundos) y exhalando lentamente(5 segundos).

Ahora observa el corazón, ¿hay sensaciones en el pecho o en la parte frontal del cuerpo? Observa cualquier rigidez, tensión o limitación que esté ahí. Simplemente observando y dejando ir toda esta tensión sin juzgar (20 segundos). Inhala (2 segundos) y exhala (2 segundos), y comprueba si sientes más apertura, energía o amplitud que cuando comenzamos (10 segundos).

Antes de finalizar esta práctica, puedes invitar a tu corazón a sonreír (2 segundos). Es posible que desees llevar la mano a tu pecho y decir en silencio: “Que esté bien, que sea feliz” (15 segundos).

Puedes volver a esta práctica siempre que te sientas estresado o quieras darte más energía o espacio.

Unos segundos más.

Cuando te sientas cómodo ve abriendo con suavidad los ojos y mueve el cuerpo… y a medida que retomes tus actividades diarias intenta conservar esa consciencia qué has cultivado en ti.

Mujer meditando
“La cicatriz es el lugar donde te entra la luz”

Practica integrada:

Elije una actividad que tenga el potencial de causarte estrés. Tal vez sea una reunión de trabajo, una actividad en particular, o posiblemente una interacción con una persona difícil. Cuando comiences esa actividad, comprométete a notar cualquier desencadenante o respuesta de estrés e intentar detener la cadena de sensaciones que te desencadenarían estrés habitualmente.

Cuanto mas pronto seas capaz de parar la cadena conductual de sensaciones y acciones disfuncionales, mejores resultados obtendrás.

Preguntas de reflexión:

¿Cuáles fueron las señales que percibiste como respuesta al estrés o situaciones ansiógenas?
¿Te resulto fácil detener tus respuestas habituales? ¿Difícil?
¿Cómo influyó la práctica de la meditación en el resultado?

NACHO

Buscando darle un propósito a la vida, hallar un sentido más allá del sin-sentido y evolucionar conscientemente.

Tan sólo meditaciones.me